Cristiano Ronaldo eleva de 15 a 18 millones netos sus exigencias para renovar

La renovación de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid se ha enquistado. No avanza. Tampoco retrocede. Está paralizada. Y lo está, en parte, por las nuevas peticiones del delantero portugués, mayores que aquellas con las que comenzó a negociar en el pasado mes de mayo. El luso ya no quiere quedarse en Chamartín por los 15 millones de euros limpios por temporada que parecía dispuesto a aceptar en el curso pasado. Ahora quiere más. Concretamente tres millones de euros más por temporada. El portugués ha elevado sus exigencias a 18 millones de euros limpios.

Esta nueva petición supondría que el Real Madrid debería abonarle 24 millones brutos por temporada al menos hasta 2015, fecha en la que finaliza el efecto de la llamada Ley Beckham. Es entonces, en junio de 2015, cuando concluye el periodo de seis años de beneficios fiscales que amparan al Real Madrid y al futbolista.

Cabe recordar que Cristiano llegó a la capital en 2009, cuando todavía regía esta norma creada por el Ejecutivo de Aznar en 2003 según la cual los sueldos superiores a un millón de euros para trabajadores no españoles tributarían durante sus primeros seis años al 25% de IRPF y no al 51% actual.

Pasado ese periodo, el contrato anual del portugués tendrá esta retención, lo que obligaría al Real Madrid a abonarle, si finalmente acordase su continuidad en estos términos, unos 35 millones de euros brutos por campaña. Cristiano, al igual que muchos futbolistas, negocia sus contratos en neto; el resto de del salario (la parte correspondiente a los impuestos) la asume el club en el que juega.
El efecto Messi

Esta nueva petición de Cristiano Ronaldo atiende a variaciones del mercado de fichajes. En los últimos tiempos, algunos movimientos en el panorama europeo han provocado que el portugués haya pasado de ser el jugador mejor pagado, a abandonar el top 10. Jugadores como Ibrahimovic o Silva son los últimos ejemplos de cracks con mejores emolumentos que el luso.

Sin embargo, lo que verdaderamente ha motivado este cambio de rumbo en el caso de Cristiano es el caso Leo Messi. El futbolista argentino del Barça cobra 18 millones de euros limpios por campaña y lo hace en virtud de un complejo contrato que convierte en los variables en fijos. Esto es, su contrato fija que cada variable que logra por conseguir un título se convierte, automáticamente en parte del fijo para la siguiente temporada.

Teniendo en cuenta la racha de títulos conseguida por el Barça en los últimos años, la ecuación es evidente: Messi suma con facilidad más y más ceros a su cuenta corriente cada temporada. Actualmente Leo es el 2º jugador mejor pagado del mundo sólo por detrás de Eto’o, algo que no parece gustar demasiado a Cristiano.

El luso ya recibió este verano una oferta jugosa del PSG francés que casi igualaba la cifra que ahora reclama. Esta sugerencia provocó su primer ‘ataque’ de “triteza”, cuando se reunió con Florentino Pérez para dejarle ver que no se sentía cómodo en el Real Madrid.

El hecho de verse desplazado de esas primeras posiciones y las presiones de su entorno han hecho el resto: Cristiano ya no quiere sólo 15 millones de euros (última oferta del Real Madrid), sino que exige más. A ello, hay que añadir que el jugador exige gestionar al 100% sus derechos de imagen, algo que haría más atractiva su renovación.

El Real Madrid parece dispuesto a subirle el sueldo incluso hasta esos 18 millones de euros, pero no aceptaría la cesión del 50% de los derechos de imagen que ahora gestiona. Es aquí donde realmente se ha estancado un proceso que ha vuelto a saltar recientemente a la luz para sorpresa e indignación de la entidad blanca, sin noticias, hasta hace una semana, de la nueva indignación del luso con su situación.

Fuente: Eleconomista.es

This entry was posted in Cristiano Ronaldo and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *